Nuestra historia

Quién es UnNaranjo

Aquí encontrarás la historia de UnNaranjo, nuestra historia. Acompáñanos en esta aventura y forma parte de ella.

Facebook

Síguenos en Facebook para enterarte al momento de las útilmas noticias

Twitter

Síguenos en Twitter para enterarte de todas la novedades de la historia

YouTube

Síguenos en YouTube para formar ver de primera mano las novedades

Nuestra Historia

La historia de UnNaranjo comienza con su creador, Ale. Cuando empieza UnNaranjo la situación es que Ale acaba de terminar su carrera en Ingeniería Informática. Ha tenido una primera experiencia laboral que ha sido nefasta. Trabajó en una empresa que no le aportó nada y en un trabajo monótono y aburrido.

Después de aquello Ale se planteó seguir su formación y así lo hizo, empezó el Máster en Ingeniería Informática y terminó el primer año.

Comienza el segundo curso. En este año es cuando todo empieza a gestarse.

El máster está muy orientado al emprendimiento y todos está orientado a emprender una idea. Ale tiene una oferta de trabajo con otra empresa y tiene que empezar a decidir qué va a hacer. Por un lado, el trabajo tradicional como aquel tan nefasto. Por otro lado, dejarse llevar por el máster.

Decide dejar de lado el emprendimiento y se va a hacer la entrevista con la empresa que le ofrece el trabajo, dejando claro que primero tiene que terminar las clases. Mientras, en el máster siguen dando vueltas sobre el emprendimiento. Pero Ale está decidido, aunque el trabajo no le guste mucho, es algo seguro y es lo que hay que hacer.

Cuando sigue avanzando el máster conoce a la primera persona que marcó la diferencia. Conoció a su tutor de Trabajo de Fin de Máster, Joaquín. Él lleva ya algunas experiencidas de emprendimiento a sus espaldas, siempre está ahí para resolver dudas y tiene muchísimos conocimientos sobre el emprendimiento.

Ale empieza a ver que lo mismo no es tan descabellada la idea del emprendimiento. Joaquín infunde seguridad. La empresa parece que no ha esperado a que termine las clases y no llama a Ale para la oferta.

Ale empieza a desarrollar la idea de UnNaranjo. Le encanta la fotografía y parece que los móviles tienen mucho que decir ahí, así que empieza a darle vueltas. Empieza a hacer encuestas y se da cuenta de que se está moviendo en un terreno totalmente nuevo. Está haciendo muchas cosas nuevas, no sabe casi nada de márketing, no sabe cómo moverse para generar comunidad. Ale ha salido totalmente de su zona de confort.

Tras muchos consejos de Joaquín y muchas dudas, toca enfrentarse a lo más complicado. Sacar un primer producto. Ale desarrolla ese primer curso de fotografía móvil de UnNaranjo y lo saca al mercado.

Horror... El curso no se vende. Nadie quiere comprar el curso. Todos los que antes parecían interesados ahora no se pronuncian. El curso no genera ni una venta. Ale empieza a tener sudores fríos, se ha equivocado. Ha rechazado una oferta de trabajo que era segura por algo que parecía bonito pero que no funciona y no lleva a ninguna parte. Ale no tiene posibilidad de volver atrás y se ha equivocado de lleno.

Tras darle un par de vueltas, llega la ayuda de una segunda persona. Una persona que siempre ha estado ahí pero que ahora es determinante en todo esto, Silvia. Ella es uno de los apoyos más fuertes de Ale en todo este camino. Silvia le deja claro que no se ha equivocado, que si ha decidido ir por este camino es porque hay posibilidades y, aunque a veces parezca que hay derrotas, Ale se puede volver a levantar y seguir.

Pero Silvia aporta más. Silvia se ofrece a ayudar a Ale con UnNaranjo, a dividir el trabajo y las responsabilidades. Silvia empieza a escribir en el blog de UnNaranjo.

Dicen que para llegar rápido hay que ir solo, pero para llegar lejos hay que ir acompañado. De momento Ale no puede estar más de acuerdo.

Ale (derecha) con la ayuda de Silvia (izquierda) decide que hay que volver a la carga. Ale vuelve al camino que había decidido tomar, con lecciones aprendidas, fuerzas recuperadas y con una compañera de batallas.

En este punto Ale coge ese primer curso que sacó y no se vendió y lo pasa a otra plataforma, lo pasa a Udemy. Esto lo acompaña con un blog renacido, con contenido nuevo y fresco al que además contribuye Silvia.

No mucho después de esto ¡el curso genera ingresos!

El curso parece que está funcionando, que vamos por el buen camino y que no fue una mala decisión optar por esto, pero no hemos terminado aquí ni mucho menos.

Ahora Ale y Silvia deciden que hay que poner los pies en el suelo, coger todo lo conseguido y aprendido hasta ahora y convertirlo en algo mucho más grande. Tienen que conseguir que UnNaranjo crezca mucho más.

Pero ahora se presenta de nuevo una de las dudas pasadas. Ale tiene que tomar la decisión absoluta. ¿Se dedica a UnNaranjo en cuerpo y alma o se va a por un trabajo seguro, que le guste menos pero le de garantías?

Ale decide trabajar en el blog. Tiene las fuerzas suficientes y decide que va a seguir haciendo cursos y que se va a ganar la vida con UnNaranjo.

Silvia y Ale sacan que hay que seguir trabajando, que se puede conseguir. No es imposible ni es un sueño, sino una meta. Están los conocimientos y las fuerzas para conseguirlo y para hacer que nuestra vida sea como nosotros queremos que sea.

Ahora Silvia y Ale, UnNaranjo, nosotros, trabajamos cultivando lo que hemos aprendido, haciendo cursos y generando contenido en el blog. Trabajamos para que los que hemos sembrado de sus frutos.

Queremos que esos frutos sean los mejores para poder dártelos a ti, nuestro lector.

Estos somos nosotros, somos parte de la historia no acabada de UnNaranjo.

¿Te apetece formar parte?

Forma parte de nuestra historia