El proceso creativo ¿Cómo empezar algo nuevo?

0
285
engranajes tiza

Se puede decir que hay dos tipos de fotógrafos. Aquellos que planean sus fotografías con antelación, que necesitan algo que les inspire y aquellos fotógrafos espontáneos. En realidad, lo uno no está reñido con lo otro. Seguro que más de una vez nos hemos visto en ambas situaciones. Pero en este caso, vamos a hablar del primer «tipo». UnNaranjo os trae unos cuántos consejos para facilitar el proceso creativo detrás de una foto.

Graham Wallas y sus cuatro etapas del proceso creativo

Graham Wallas fue un reconocido profesor de ciencias políticas y sociales cuyas obras nos explican hoy en día cosas tan esenciales como el arte de pensar, de hecho, uno de sus libros «El Arte del Pensamiento» nos habla del proceso creativo.

Según Wallas este proceso comprende cuatro etapas:

  1. Preparación. Es la fase en la que nos paramos a pensar y plantear el problema, lo que queremos solucionar, recrear, hacer. Para ello tenemos que analizar la situación y sus posibilidades.
  2. Incubación. Esta etapa requiere interiorizar el problema, pensar en cómo resolverlo, qué tenemos que hacer. Por ejemplo, ya hemos decidido que queremos hacernos un retrato que nos identifique o que represente una idea que tenemos y nos preguntámos cómo vamos a hacerlo. Muchas veces nos bloqueamos en la incubación y acabamos abandonando el proyecto en esta fase. Es justo cuando debemos alejarnos de nuestro objetivo y liberar la mente para poder pasar al siguiente paso.
  3. Iluminación. Ese mágico momento donde surge la inspiración. Todos nuestros esfuerzos se ven recompensados en esos segundos en los que se nos aclara todo. Sin embargo, el proceso no termina aquí.
  4. Verificación. Es la hora de analizar la solución. Este es otro de los momentos en los que se puede abandonar un proyecto. Nos entran dudas, nos preguntamos si nuestras ideas, las que nos han parecido tan claras, son válidas. A veces nos gana el miedo a la incertidumbre y tomamos decisiones de última hora.

Brainstorming o lluvia de ideas

Es una herramienta para ayudarnos a generar ideas que nos solucionen un problema determinado. Por ejemplo, en el caso de la fotografía una lluvia de ideas nos ayudaría a saber qué queremos hacer en nuestro próximo proyecto fotográfico.

No hay reglas ni restricciones, la tormenta de ideas se basa en apuntar todo lo que se nos ocurra. Esta técnica se utiliza sobre todo en grupo, pues cada persona piensa de una forma y las ideas que genera pueden ser diferentes a las de otra. Su éxito está en la variedad de pensamiento. Conforme generamos ideas nos centramos cada vez más, nos inspiramos y podemos acabar coincidiendo en algunas que acabarán por convertirse en planes tras analizarlas.

Puedes realizar el brainstorming en un papel o incluso a día de hoy puedes hacerlo online. Y seguro que no solo os ayuda en fotografía, es un hábito que puedes aplicar en muchos aspectos de tu vida.

Los mapas mentales

También puedes generar ideas por asociación. Si sabes más o menos lo que quieres conseguir y no sabes cómo, puedes pensar en algo que ya exista. Así acabarás estableciendo relaciones entre conceptos que te ayuden a montar todo un método para llevarlo a cabo. Esto se parece mucho a los mapas conceptuales que se utilizan para estudiar. Te ponemos un ejemplo:

mapa mental fotografía, el proceso creativo
Fuente: lucidchart

El poder de dejarse llevar

Muchas veces nos centramos tanto en algo que perdemos el foco, nos agobiamos y no nos sentimos capaces de seguir. Es en estos momentos cuando hay que levantarse y salir. Dejar vagar la mente y permitirnos despejarnos con algo que nos relaje. La idea que tenga que surgir surgirá si tenemos la mente más tranquila, más receptiva. No es abandonar, simplemente es darnos un descanso. Estar relajados favorece nuestra imaginación.

Buscar la inspiración en nuestras influencias

No todas nuestra ideas parten de un punto totalmente original. Otras personas por sus obras, sus acciones o pensamientos influyen en nuestros gustos y opiniones. Precisamente en estas personas dónde podemos encontrar la inspiración para nuestros proyectos. También es muy recomendable conocer las influencias de otras personas, para enriquecer nuestra cultura. Siempre habrá un nuevo cuadro, libro, película, música, fotografía, ilustración… que nos inspire y nos anime a crear algo por nosotros mismos.

Todo es empezar…

Y por último, lo más importante, si quieres hacer algo creativo tendrás que empezarlo. Aunque creas que no tengas nada, el hecho de sentarte y preparar una idea siempre es un comienzo. Una vez damos el primer paso es más fácil continuar el proceso creativo.

lápiz, sacapuntas, cuaderno, el proceso creativo

Si te ha gustado este tipo de post, que aunque no lo creas, tiene que ver con la fotografía móvil (tiene que ver con muchos aspectos creativos en la vida) únete a nuestro grupo en Facebook y no te pierdas el próximo.

 

Dejar respuesta

Escribe un comentario
Introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.